Viajar a Dinamarca

Día 3 - Camino de Odense

Comienza una nueva etapa del viaje. Objetivo: recorrer en coche la parte continental de Dinamarca, la península de Jutlandia (Jutland) pasando por Fionía (Funen).

 

Dinamarca. Aeropuerto de Conpenhague
Aeropuerto de Copenhague - www.cph.dk

De nuevo en Copenhague tras pasar la mañana en Elsinor

Tenemos el tiempo justo para llegar al aeropuerto y recoger el coche en la oficina de la empresa de alquiler. Habíamos hecho la reserva con varias semanas de antelación, para evitar sorpresas.

Desde la salida del aeropuerto se accede a la E20, la autopista que nos llevará directamente a Odense.

La E20 baja hacia el sur bordeando la costa y continua hacia el oeste en un punto de bifurcación cerca de Koge. Hacia el sur están los famosos acantilados de la Isla de Mon, que en este viaje no pudimos visitar.

Sin abandonar en ningún momento la E20 pasamos cerca de Ringsted, Soro y Slagelse, atravesando el paisaje verde típico de Dinamarca, llegamos a al Puente de Storebaelt, junto a Halsskov.

 

Dinamarca. Puente de Storebaelt
Puente de Storebaelt

El Puente de Storebaelt es sencillamente impresionante. Permite cruzar los más de 13 kilómetros del estrecho Great Belt (Storebaelt en danés) que separa las islas de Zealand y Funen. El tramo está formado realmente por dos puentes, el Puente Este y el Puente Oeste, que utilizan la isla de Sprogo como punto intermedio.

Dinamarca. Faro en la isla de Sprogo
Faro en la isla de Sprogo

Continuamos nuestro camino y abandonamos la E20 para entrar en Odense, ya a última hora de la tarde.

En Odense teníamos reserva en un bonito Bed And Breakfast:

Dinamarca. Bed and Breakfast en Odense
Bed And Breakfast en Odense

Teníamos pensado dar un paseo por la ciudad, pero el tiempo no acompañaba. En cualquier caso salimos para buscar algún sitio donde cenar.

Sin lugar a dudas fue una buena decisión, porque acabamos encontrando uno de los rincones más acogedores que visitamos en Dinamarca: Den gamle Kro restauranter

Y tras una velada para recordar.. a la cama porque el cansancio ya se va notando (y la copita de vino sudafricano que nos pusieron en el restaurante). Y mañana toca una jornada muy larga, a primera hora paseo por Odense.