Viajar a Dinamarca

Día 2 - Copenhague. Cambio de guardia en Amalienborg

Después de la pequeña excursión en barco llegamos al Palacio de Amalienborg justo antes del cambio de guardia. La verdad es que no lo teníamos planificado así, pero vale la pena verlo porque es bastante curioso. Así que si estás unos días en Copenhague, reserva un hueco a las 12:00 de la mañana para contemplar las maniobras de los soldados que forman parte de la Guardia Real danesa.

 

Copenhague - Palacio de Amalienborg

Lo que se conoce como Palacio de Amalienborg es en realidad una estructura octogonal formada por cuatro palacios que rodean una plaza central, la Plaza de Amalienborg.

Son edificios del siglo XVIII, diseñados siguiendo un estilo rococó. Actualmente son la residencia de invierno de la familia real danesa.

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Federico V

El desfile de la Guardia Real comienza realmente a las 11:30. Los soldados parten del Castillo de Rosenborg (Rosenborg Slot) y hacen el recorrido a través de la zona del barrio latino, Ostergade, Kongens Nytorv, Sankt Anna Plads.. hasta llegar a Amalienborg.

Copenhague - Cambio de guardia en Amalienborg

Allí se produce el relevo de la guardia, con el protocolo y la peculiaridad de este tipo de actos militares que sirven para conservar la tradición y a la vez son un reclamo turístico.

Copenhague - Cambio de guardia en Amalienborg

Copenhague - Cambio de guardia en Amalienborg

NOTA: El cambio de guardia sólo se lleva a cabo cuando la reina se encuentra residiendo en el palacio. De esto nos hemos enterado después, leyendo algún comentario

Una vez finalizado el cambio de guardia decidimos visitar el museo (Amalienborg Museum) situado en uno de los palacios, concretamente el de Chirstian VIII.

Este museo contiene parte de las colecciones reales (otras están en el Castillo de Rosenborg), incluyendo la habitación de Frederik VII, así como mobiliario y elementos que formaron parte de la vida cotidiana de los diferentes reyes.

Es interesante, aunque si no dispones de mucho tiempo quizás hay cosas más interesantes para ver en Copenhague. También es cierto que la visita suele durar poco.

Siguiente parada: Marmorkirke, la iglesia de mármol