Viajar a Dinamarca

Día 2 - Copenhague - Tivoli

De vuelta en Copenhague, a última hora de la tarde, nos vamos al Tivoli. Toca disfrutar en el parque de atracciones más antiguo de Europa.

 

Copenhague. Central Station. Viaje a Dinamarca

Volvemos en tren de nuestra visita a Roskilde y nos detenemos en Central Station (Hovedbanegården) muy cerca de Radhuspladsen y Tivoli.

Llevamos todo el día fuera, de un sitio para otro apenas sin parar, pero hay que aprovechar el viaje. Mañana seguramente habrá que tomarlo con más calma, pero esta noche nos vamos al Tivoli.

Una vez en el interior del recinto se puede ver una mezcla de lo antiguo y lo moderno.

Una de las cosas que más nos gustaron fueron los jardines y las zonas verdes que rodean al pequeño lago artificial. El sitio ideal para pasear y tomar una cerveza mientras cae la noche, antes de que comiencen a funcionar las atracciones y se pongan en marcha los espectáculos programados para ese día.

En Dinamarca se suele cenar temprano, así que conviene tomar algo antes de las 9 de la noche, porque muchos restaurantes y sitios de comida dejan de servir platos calientes a partir de esa hora y algunos directamente cierran.

Las atracciones del Tívoli son sencillas y muchas de ellas conservan la esencia de otros tiempos. La más "agresiva" es la montaña rusa llamada The Demon (El Demonio).

Pero Tivoli no es un parque para amantes de las emociones fuertes, es un parque para disfrutar tranquilamente de todos los espacios, espectáculos y conciertos.

Ya entrada la noche se celebraba en el parque un concierto de rock multitudinario, de un grupo danés que debía ser bastante conocido allí. Pero nuestras fuerzas ya no daban para más, así que toca descansar y recuperar fuerzas para el día siguiente.

[ Más información sobre el Tivoli de Copenhague ]